Sobre payasos y política.

Mientras residía en Brasil, escuché hablar sobre un cómico ambulante (payaso callejero) que se había lanzado a la política en busca de un asiento como diputado federal (congresista). Lo curioso fue que llegada las elecciones, dicho personaje apodado como “Tiririca” obtuvo una vacante y lo hizo como uno de los candidatos más votados. Inclusive mientras estaba en campaña, tuve la oportunidad de ver uno de sus spots publicitarios por televisión que decía algo más o menos así: “A, B, C, D; Tiririca ya sabe leer y escribir”, ya que hasta poco antes de postular era iletrado. Solo me causaba gracia todo esto, pensando -inocentemente- que algo así no pasaría en mi país, pero al regresar y con el pasar del tiempo me di cuenta que no solo tenemos “tiriricas” en nuestra política sino un circo entero montado gracias a la ignorancia ciudadana.

La bomba “Odebrecht” estalló hace más de dos años y desde entonces, solo hemos sido testigos de treguas impensables, ex-presidentes prófugos, bailecitos en palacio, amnesias por lectura, vírgenes sin noche buena y un oportunista presidente que estúpidamente cava su propia vacancia. ¿El circo?, pues un palacio de gobierno lleno de insultos y proyectos de ley que buscan todo, menos el bienestar social. Y aunque muchos -como yo- pensábamos en un principio que la culpa la tenia el fujimorismo, nos dimos cuenta de nuestro sesgo cuando de manera evidente y “conchuda” todas las banderas políticas buscaban “jalar agua para su propio molino”.

Por otra parte, debo reconocer que los políticos no pudieron escoger mejor época para hacer el ridículo que esta, la era digital. Donde cualquier chistecito que se suelte por muy intencional o inocente que este sea, se convierte en meme o tuit. Los parlamentarios se han visto obligados a cuidar su imagen personal en todo aspecto porque ahora sus mayores enemigos no son sus opositores sino los trolls, quienes atentos esperan por una incongruencia dicha o falta ortográfica en Twitter para acabar con su carrera.

Después de muchas mañanas frente al kiosko de periódicos maldiciendo a los -que tontamente llamamos- padres de la patria por su proceder. Hoy me siento como aquel día en esa pizzería de São Paulo mientras veía por la televisión a Tiririca y su irónico spot publicitario, lleno de gracia y buen humor porque el 2021, estoy seguro de que el purgatorio será general.

Atte,

James Noria

cropped-there-is-no-suchthing-as-too-manypairs-of-sunglasses.png

Anuncios

Un comentario sobre “Sobre payasos y política.

  1. Me parece interesante esa comparación inocente que haces….y si, así esta la política llena de payasos y malabaristas por cierto y hay incluso los que están tratando de domar al tigre de bengala que existe en el medio llamado PERÚ.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s