FLASHPOINT (Carta a un amigo casi olvidado)

Sabes, últimamente he estado tan “pegado” con esta serie de televisión “The Flash”. Imagínate que vi más de 50 capítulos con 40 minutos de duración c/u en menos de una semana, así que saca tu cuenta de la locura de este nuevo vicio. Tu me conoces y sabes que cuando me gusta algo, me voy hasta el final.

Bueno, lo interesante de todo esto es que mientras veía como Flash viajaba al pasado para evitar el asesinato de su madre y luego regresaba a una realidad totalmente diferente donde solo el y nadie más conocía como era todo antes, me hizo recordarte.

Ya pasaron más de dos años desde la ultima vez que nos vimos y desde entonces solo he confirmado que lejos de la broma, en verdad tengo una pésima memoria. No recuerdo mucho de nosotros o mejor dicho, con el pasar del tiempo se me olvida mucho de lo que vivimos y ahora sino fuera por fotos o amigos en común, quizás ya hubiera olvidado (valga la redundancia) gran parte de nuestras experiencias que por cierto fueron bien locas, ¿no?.

Irnos a vivir a un lugar completamente diferente al nuestro, donde no se habla nuestro idioma o se come nuestra comida, ¡Que locura!, pero la pasamos bien. Aprendimos el portugués “altoque” y por el color de nuestra piel, la gente hasta nos preguntaba: “Você é brasileiro, né?” (Eres brasileño, ¿no?)normalmente decíamos que eramos peruanos, pero de vez en cuando bromeábamos y nos inventábamos que habíamos nacido en diferentes ciudades. Un mate de risa.

¿Te acuerdas de Hellen?, el otro día me llamo y me comento que Vander, su esposo, estaba enfermo. El trago le hizo mal y al parecer le dio un coma etílico, las cosas no fueron tan bien desde que nos fuimos, ella dijo que solo había compatibilizado con nosotros. Que pena no poder estar ahí.

Creo que me la pasaría mucho tiempo escribiendo sobre ti, sobre nosotros. Pero ya es tarde y Carolina, mi hija, ya se esta durmiendo. Te encantaría conocerla a ella y a Cynthya también, bueno, quizás te acuerdas de la misionera que estaba sirviendo en Argentina-Mendoza que me escribía… Si pues, me casé con ella.

En fin, ojala algún día sea capaz de volverte a ver y digo “capaz” porque con el millón de cosas que tengo por hacer y el ajetreo de una vida familiar, se me olvida que estas ahí. Te extraño mi querido amigo, Elder Noria.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s